Aprendiendo A Establecer Metas

Establecer metas es una clave fundamental para conseguir lo que te has propuesto en tu vida. Las personas que obtienen éxito son aquellas que han aprendido a marcarse metas específicas comprometiéndose para cumplirlas.

Es muy común que nos marquemos metas a largo plazo, dejando de estar centrados en el presente, sin embargo, es el propio presente el que nos irá acercando hacia el futuro al cual queremos llegar.

Las metas a largo plazo ayudan a motivarse durante un tiempo, y de alguna manera sirven de guía, no obstante son las metas a corto plazo, diarias, modestas y alcanzables las que no harán llegar al destino que tanto anhelamos.

Centrarse en pequeños pasos que están bajo nuestro control es una excelente forma de prepararse mentalmente e ir mejorando en los ámbitos relacionados con lo que queremos conseguir; para ir obteniendo resultados que sean fuente de energía para la motivación.

La frustración llega cuando nos alejamos de nuestros objetivos cuando tomamos caminos que no nos acercan a lo que queremos, y cuando finalmente desistimos pensando que no hay posibilidad alguna, y estamos a merced de las circunstancias.

Conseguir las metas que nos proponemos

Una estrategia productiva y eficaz, es la de fijar pequeñas metas diarias que sean relevantes y específicas y centrarte completamente en ir alcanzándolas.

Cuando sabes el camino a seguir, las metas a corto plazo van siendo los pasos para acercarte de una forma más segura y realista hacia lo que finalmente quieres conseguir.

Como por ejemplo, si tu meta es terminar unos estudios superiores que te permitan obtener mayores posibilidades de conseguir un buen trabajo.

Las metas que has de planificarte tienen que ser diarias, especificando tus tareas e ir cumpliéndolas, como estudiar un mínimo de horas semanales, asistir a las clases, etc. Todo aquello que esté bajo tu control para ir recorriendo el camino que te lleve hacia lo que quieres.

Cada cierto tiempo hay que reflexionar acerca de lo comprometidos que estamos con nuestras metas a corto plazo, y si éstas son las necesarias para llegar hacia lo que queremos, nuestra meta a largo plazo, atendiendo si la dirección hacia la que nos dirigimos es la adecuada o tenemos que replantear las metas a corto plazo.

Las circunstancias y las situaciones que escapan de nuestro control harán que las metas se puedan volver más 

complicadas; por lo que habrá que ser flexibles para en cualquier momento irlas modificando sin perder la perspectiva hacia la meta principal.

Motivación para conseguir tus metas

La importancia que tiene establecer metas realistas y que puedas ir superándolas poco a poco, es la de ir motivándote, ya que resulta muy satisfactorio ver cómo te comprometes con algo y acabas cumpliéndolo; la sensación que obtienes hace que mantengas la fuerza y la ilusión para aumentar tus destrezas, e ir dando pasos más importantes, con una mejor actitud y una mente más positiva.

La excelencia en cualquier capo se compone en gran medida de:

  • Saber adónde quieres ir (tener una visión).
  • Querer llegar allí (asumir un compromiso).
  • Creer en tu capacidad para llegar al destino (creer en tu capacidad).
  • Fundirte y ser uno con el paso que tienes que dar (estar completamente centrado y entregado).

 

Share this article

Comments are closed.