Beneficios De Ser Inteligente Emocionalmente

POR: EDUARDO MASSÉ

¿Se ha preguntado porque no todos reaccionamos igual ante alguna situación?

¿Por qué hay personas a quienes les es muy fácil relacionarse con los demás?

La inteligencia emocional es parte de nuestra inteligencia global que casi nadie conoce o sabe siquiera que existe, pues nuestra educación se basa en tener un mayor Cociente Intelectual que además es más fácil de definir y medir.

Una investigación realizada a nivel mundial por The Consortium for Research on Emotional Intelligence in Organizations, arrojó como resultado que el éxito se debe en un 23% a nuestras capacidades intelectuales y un 77% a nuestras aptitudes emocionales.

La emoción es un estado afectivo, la respuesta del organismo ante una determinada situación mediante las diferentes dimensiones emocionales, que son la neurofisiológica, la expresiva, la de comportamiento y la cognitiva.

Algunos autores indican que tenemos ocho emociones básicas que son las siguientes: vergüenza, miedo, aversión, sorpresa, ira, tristeza, felicidad y amor.

La inteligencia emocional permite dirigir y equilibrar las emociones; se refiere a la capacidad humana de entender, controlar, tolerar, sentir y modificar estados de ánimo en uno mismo y en los demás.

La psicología positiva nos deja ver a la inteligencia emocional como la que mejor predice el éxito de una persona, logrando así alcanzar la felicidad. Las personas que obtienen éxito profesional y personal en sus vidas no fueron precisamente niños con el CI más elevado o con las mejores calificaciones, sino aquellos con la capacidad de trabajar en equipo y con mayor empatía social.

Un experto en inteligencia emocional sabe decidir, pues no se deja llevar por los primeros impulsos. Elige bien los pensamientos a los que va a prestar atención de manera que no se deja influenciar. Así puede generar pensamientos alternativos controlando así las posibles alteraciones emocionales.

Quienes han desarrollado positivamente sus habilidades emocionales son más asertivas, tienen mayor autoestima, se adaptan mejor a la sociedad. Por el contrario, las personas que no controlan su vida emocional mantienen una lucha interna que menoscaba el concepto de sí mismos y disminuye su capacidad de resolver satisfactoriamente los desafíos diarios de la vida.

Cuidar y mejorar la inteligencia emocional alcanza beneficios prácticos como el éxito en el trabajo, la correcta educación de los hijos, estabilidad familiar, bienestar personal, mejores relaciones amorosas además nos permite aprender a afrontar los miedos.

Las personas con alta inteligencia emocional suelen tener más éxito en la vida y se perciben a sí mismas más felices, satisfechas y productivas que las personas con baja inteligencia emocional.

Tener conciencia de los propios sentimientos en el momento que se experimentan, es el comienzo de un cambio de actitud y de los comportamientos cotidianos, sin embargo, no es algo que se dé de un día para otro o que se logre fácilmente, para enfrentar las situaciones, es necesario hacer un esfuerzo grande y permanente.

Lo fundamental es aprender a entender que cada situación puede ser observada desde muchas perspectivas y que cada una de ellas tiene aspectos positivos y negativos, así como cada persona tiene fortalezas y debilidades.

Pensar antes de actuar y aprender a conocerse a sí mismo es básico para tomar decisiones que nos benefician.

Share this article

Comments are closed.