¿Buscas Respuestas? Están En Tí

HAY UN OCÉANO DE PREGUNTAS DENTRO DE TI, pero también hay un océano de respuestas. El camino hacia el Conocimiento es único. No es un proceso interminable de plantearte preguntas para encontrar sus respuestas.

Las respuestas aparecen de forma natural según avanzamos. Si te quedas atascada en las preguntas, no conseguiras todas las respuestas, porque hay respuestas para las que no tienes preguntas.

Las preguntas están en el exterior. Las respuestas, la comprensión, están dentro de ti. En lugar de malgastar el tiempo haciéndote preguntas y tratando de encontrarles respuesta, puedes tomar un atajo. El atajo consiste en bucear en el océano de respuestas que está en tu interior. Cuando surge la comprensión, las preguntas desaparecen. Sólo quedan respuestas.

Es un proceso maravilloso.

Realizando la obra de tu vida, estarás abriendo tu camino día a día. Nadie lo va a estructurar ni trazar para ti. Tendrás la sensación de estar en control de tu vida y sabrás que eres dueña de tu destino. Dedicándote a la obra de tu vida, te dedicas a ser la constructora de tu existencia. Podrás planear tu futuro, estando alerta y consciente de las oportunidades y sabiendo cuándo actuar y cuándo no.

La realización de la obra de tu vida, requerirá tu capacidad de escuchar tu sabiduría interior y seguirla. Requerirá erigirte a ti misma y a nadie más en autoridad sobre lo que es bueno para ti.

La creación de la obra de tu vida es un proceso de autoconocimiento. Se consigue mirando hacia dentro, en vez de buscar las respuestas fuera de ti. Crees que los demás tienen las respuestas, particularmente las referentes a espacios con los que no estás familiarizados. Hay momentos en los que resulta apropiado escuchar una autoridad externa, como cuando eres nueva en un área y hace falta adquirir conocimientos sobre ella. Pero, una vez reunidos el saber y el entendimiento de otras personas, es mejor depender de tu propia sabiduría a la hora de tomar decisiones. Te puede parecer que los demás saben mejor la dirección que
debe seguir tu carrera, las inversiones que has de realizar o lo que serviría mejor tus intereses, pero la mayor autoridad sobre cómo vivir tu vida, eres tú.

Para crear la obra de tu vida, tendrás que aprender a solucionar tus propios problemas a los que podrías llamar "desafíos" u "oportunidades de crecimiento". Mientras que no está mal buscar consejos externos, toma las decisiones finales en base a lo que te dice tu corazón, y sigue tu intuición.

Realizando la obra de tu vida, estarás abriendo tu camino día a día. Nadie lo va a estructurar ni trazar para ti. Tendrás la sensación de estar en control de tu vida y sabrás que eres dueña de tu destino. Dedicándote a la obra de tu vida, te dedicas a ser la constructora de tu existencia. Podrás planear tu futuro, estando alerta y consciente de las oportunidades y sabiendo cuándo actuar y cuándo no. Puedes empezar ya, por cosas pequeñas.

Al margen de lo que hagas, piensa en tu vida y busca formas creativas para resolver algunos de tus problemas. Descubre tus propias respuestas. Desarrollando tu capacidad de pensar creativamente, podrás hallar maneras más eficaces para hacer tu trabajo y tener éxito.

Puedes empezar desarrollando tu pensamiento creativo, tratando algunos problemas simples, como el modo de acortar el tiempo dedicado a la cocina, que te impide dedicarte a actividades más placenteras. Podrías decidir cocinar cantidades mayores y congelar lo que no necesitas para las comidas inmediatas.

Pensando en cómo aumentar la armonía y fluidez de tu vida en estos pequeños problemas, estarás desarrollando tu capacidad de resolver tus problemas creativamente. Cuando encuentres dificultades en tu camino, ya tendrás las aptitudes necesarias para afrontarlas y solucionarlas creativamente.

Sé ingeniosa; en vez de tolerar situaciones malas, busca el modo de mejorarlas.
Es importante mantener una mente abierta, pero no tanto que se te caigan los sesos
TODO LO QUE VIENE A TI, ES EL REGRESO DE TODO LO QUE HA SALIDO DE TI. 

Share this article

Comments are closed.