Es Tu Vida, No La De Los Demás

Sabemos que existe una «vocecita interna» que algunos llaman intuición y que nos aconseja en múltiples ocasiones, aunque sobre todo en las encrucijadas de nuestra vida. De pequeños solemos naturalmente hacerle caso sin siquiera racionalizarlo, pero a medida que vamos creciendo vamos también dejándola de lado para hacer paso a puntos de vista (creencias) que consideramos más lógicas y acordes a la edad adulta. Como consecuencia, perdemos contacto con una guía fundamental y comenzamos a mirar hacia afuera. Si te sientes identificada con esta situación, no te preocupes. Existen diversos caminos que pueden ayudarte a revertirla. Hoy comparto contigo algunos consejos para lograrlo.

1. Revisa tu sendero

A lo largo de la vida muchas veces te encontras comprando determinada ropa para encajar, eligiendo tal o cual marca, conduciendo cierto auto y viviendo en un barrio particular. También con frecuencia sueles correr lo más rápido que puedes o haces determinadas tareas para cumplir con aquello que está «bien»... para otros. En esta dinámica puedes estar años, décadas enteras. Y está claro que ninguna de estas acciones es «mala» o «negativa» en sí, pero ¿qué sucede cuando no estas viviendo a gusto? ¿Cuando cualquiera de ellas nos genera algún tipo de sufrimiento (tristeza, rabia, angustia)?

2. Busca la principal causa

Quizás lo que puedes cuestionarte es por qué te surge hacer este tipo de acciones o por qué saltan determinados pensamientos de manera totalmente automática. Entonces, si existe algo que te genera sufrimiento de cualquier tipo, tal vez cabría preguntarte no tanto por qué lo haces, sino para quién. A quién es que realmente estas «honrando» inconscientemente.

3. Tu creas tu realidad

Tomar consciencia de que eres la única que quien creas tu realidad eres tu misma, te ayuda, no solo a proyectarte de manera diferente, sino también a dejar de colocarte en el rol de víctima. Darte cuenta de que eres la responsable de tu vida en todos los aspectos y tomas las riendas de tu camino resulta fundamental si quieres dejar de mirar hacia afuera y empezar a vivir una vida más conectada contigo misma.

Armar una vida volcada «hacia el afuera» nunca podrá llenarte a tu verdadera dicha, simplemente porque no estas siendo honesta contigo misma. Acepta que tu verdad interior puede ir en una dirección diferente de las expectativas de los demás será la pieza fundamental para poder empezar a virar el barco y dirigirlo hacia aquello que de verdad tiene que ver con lo que tu ser anhela.

Share this article

Comments are closed.