La Asertividad Beneficia Tu Vida

POR: EDUARDO MASSÉ

Imagina que vas a comer a un restaurante. Cuando el mesero te trae lo que pediste, te das cuenta que la copa esta sucia pues tiene marcas de labial de una persona que ni conoces.

¿Qué harías?

1.- Armar un escándalo en el lugar y decir al encargado que jamás regresaras al restaurante.
2.- No decir nada y aunque te cause incomodidad usarías la copa sucia.
3.- Llamar al mesero en privado y pedirle que por favor te cambie esa copa.

Estas conductas reflejan tres estilos de conducta: El pasivo, el asertivo y el agresivo.

Las conductas 1 y 2 pueden generar malestar en nosotros mismos o en las demás personas, son conductas ineficaces que generan estrés.

La asertividad es una estrategia o estilo de comunicación que se encuentra en el punto intermedio entre dos conductas polares, como son la agresividad y la pasividad (o no asertividad). Cuando una persona es asertiva no se somete a la voluntad de las demás personas sino que manifiesta sus convicciones y defiende sus derechos.

Es tener la capacidad de expresar opiniones, ideas y sentimientos de manera libre, clara y sencilla, haciéndolos saber a la persona adecuada en el momento justo, respetando a los demás y a uno mismo siendo honesto y apropiado.

Ser asertivo garantiza una convivencia plena con los demás y sobretodo estar bien contigo mismo.
Una de las razones por la que la gente es poco asertiva, es porque no ejercen de sus derechos, creencias u opiniones.

El actuar asertivamente es fundamental, sobretodo en situaciones problemáticas que pueden generarnos estrés. Se relaciona con la capacidad de autoafirmación y defensa de los derechos personales descritos por Kubowski y A. Lange de la siguiente manera:

Tienes derecho a:

1.- Mantener tu dignidad y respeto comportándose de forma habilidosa y asertiva –incluso si la otra persona se siente herida- mientras no violes los derechos humanos de los demás.
2.- Ser tratado con respeto y dignidad.
3.- Rechazar peticiones sin tener que sentirse culpable o egoísta.
4.- Experimentar y expresar tus propios sentimientos.
5.- Detenerte y pensar antes de actuar.
6.- Cambiar de opinión.
7.- Pedir lo que quieras (Dándote cuenta que la otra persona tiene derecho a decir que no).
8-. Hacer menos de lo que humanamente eres capaz de hacer.
9.- Ser independiente.
10.- Decidir que hacer con tu propio cuerpo, tiempo y propiedad.
11.- Derecho a pedir información.
12.- Cometer errores y ser responsable de ellos.
13.- Sentirse a gusto contigo mismo.
14.- Tener tus propias necesidades y que esas necesidades sean tan importantes como la de los demás.
15.- Tener opiniones propias y expresarlas.
16.- A decidir si satisfaces las expectativas de otras personas o si te comportas siguiendo tus propios intereses, siempre que no violes los derechos de los demás.
17.- A hablar sobre el problema con la persona involucrada y aclararlo en casos limites en que los derechos no estén del todo claros.
18.- Obtener aquello por lo que pagas.
19.- Escoger no comportarte de manera asertiva o socialmente habilidosa.
20.- Tener derechos y defenderlos.
21.- Ser escuchado y ser tomado en serio.
22.- Estar solo cuando así lo deseas.
23.- A hacer cualquier cosa siempre y cuando no violes el derecho de otra persona.

La asertividad nos ayuda a negociar adecuadamente apoyándonos en la confianza propia. Siendo asertivo puedes alcanzar una vida de bienestar personal.
Para ser una persona asertiva en todo sentido se deben inculcar pensamientos que harán de nosotros mismos una persona mejor con mas autoestima y confianza. Debemos reconocer que no siempre tenemos la razón y que también nos podemos equivocar y aprender de eso.

Share this article

Comments are closed.