Por Qué Las Grandes Amigas Son La Clave De La Resiliencia

En todas las investigaciones sobre resiliencia, se confirma que la amistad y todo lo que gira en torno a ella es una fuente importantísima de resiliencia.

La amistad parte siempre de una conexión especial con otra persona. Resulta curioso comprobar cómo existen amistades que se van forjando poco a poco, a partir de pequeñas interacciones, y con los años la conexión se va haciendo más honda e íntima. En otras ocasiones la amistad empieza de manera casi instantánea, en un reconocimiento de afinidad intuitivo, independiente de nuestro conocimiento "real" de la otra persona. Y, por supuesto, entre ambas maneras existe todo un abanico de posibilidades que desembocan en el establecimiento de ese vínculo profundo y nutridor que llamamos amistad.

Escuché alguna vez que la amistad empieza en el momento que alguien dice: "¿De verdad? A mí también." Probablemente esta no sea una regla universal, pero sí refleja el principio básico que sirve de sustento a la amistad: la empatía.

Como es bien sabido la empatía consiste básicamente en la habilidad de ponerse en el lugar de la otra persona aunque, en realidad, va mucho más allá. Para que la empatía se dé tiene que haber una intención de escuchar y comprender. A lo que se debe añadir lo que técnicamente se denomina "la suspensión de juicios". Aquí es donde realmente radica la dificultad de la empatía. En esta sociedad y en esta cultura se nos ha condicionado para que expresemos continuamente nuestros juicios de valor. Se considera que enjuiciar a los demás o las situaciones que viven es un signo de criterio. Desde mi punto de vista, nada más alejado de la verdad. La mayoría de estos juicios apresurados parten de la emocionalidad, de los estereotipos o prejuicios sociales y del filtro que establecen nuestras propias vivencias. Por este motivo la verdadera empatía, la que consigue en buena medida evitar los juicios (soy consciente de la dificultad que esto implica), es una excelente vía de acceso a nuevas experiencias y perspectivas con lo que se convierte en una fuente importante de aprendizaje. Quienes hayan seguido este blog ya se habrán dado cuenta de que la energía de aprendizaje, en todas sus manifestaciones, es uno de los pilares de la resiliencia, así que cuando dentro de la amistad dejamos fluir la empatía no sólo estamos cuidando y nutriendo la resiliencia de la otra persona, sino que también recibes los beneficios en nuestros propios procesos resilientes. Otro aspecto, íntimamente ligado a la promoción de resiliencia dentro de la amistad, es el desarrollo del vínculo afectivo. Esa calidez afectiva que te brinda la amistad es un rico caldo de cultivo de manifestaciones como la generosidad, la ternura, la complicidad, la expresión emocional sincera, la comunicación profunda e incluso el perdón, tan sanador siempre. Además, la amistad abre a la inspiración y a la creatividad, otra de las grandes fuentes de resiliencia: ¿cuántas cartas o mails son, en el fondo, verdaderas piezas literarias cargadas de emoción y sentimiento?, ¿cuántos proyectos han surgido al abrigo de una buena amistad?, ¿cuánta energía brotada de la amistad ha sido la que nos ha impulsado hacia el cumplimiento de tus metas y logros? 

Personalmente soy muy consciente del valor de la amistad en mi vida y tanto es así que cuando tengo la oportunidad me gusta compartir un pensamiento que en los momentos que puedo encontrarme decaído o triste me reconforta y me abre a la vida: “Imagina todas las buenas amistades que aún te quedan por conocer”. Espero que también te pueda servir.

Finalmente, me gustaría terminar expresando mi agradecimiento (sé que esto queda muy reiterativo, pero el agradecimiento también nos conecta directamente con la energía resiliente). Así que quiero dar las gracias a mis amistades (son tan especiales que no tendrán problema en incluirse dentro del femenino): que me han acompañado durante mucho tiempo, por su cariño y apoyo constantes que aprecio muchísimo; a amistades que no hace tanto que somos amigas pero que ya las siento como de toda la vida; a las nuevas amistades que se están empezando a tejer en estos momentos, que son una fuente importante de alegría e ilusión; y por último, dar las gracias a esas buenas y profundas amistades que están por venir, porque de alguna manera ya me nutro con la energía de su amistad.

Share this article

Comments are closed.