Que El Estrés No Te Controle

POR: EDUARDO MASSÉ
Durante una semana regular el 55% de los mexicanos tiene dificultades económicas, el 45% padece problemas de tránsito, el 33% menciona padecer depresión o cansancio excesivo, el 30% suele tener alguna discusión con familiares como padres, hermanos o hijos, el 28% dice sufrir algún dolor de cabeza, el 27% tiene diferencias o discusiones con su pareja y solo un 9% declara tener diferencias con su jefe o sus compañeros de trabajo.

Preguntando a los mexicanos sobre lo que es el estrés, definiciones obtuvimos muchas; 16% lo definen como cansancio, un 12% lo define como presión, un 9% como problemas o preocupación, 5% como desesperación o mal humor y un 4% como enfermedad o como nervios/neurosis.

A pesar de las grandes demandas del entorno en la vida cotidiana, el 76% de los mexicanos consideran que viven con poco/nada de estrés de manera personal y solo un 24% menciona tener con mucho/algo de estrés.
Estos datos son de una encuesta realizada por Consulta Mitofsky en el año 2012.

Los síntomas del estrés incluyen manifestaciones físicas, mentales y sociales.
Podemos estar estresados y no darnos cuenta, sentirnos mal físicamente y no saber que esas molestias son provocadas por el estrés.

Reconociendo el estrés, sus causas, sus síntomas y consecuencias, podemos eliminarlo. No todos sentimos y expresamos el estrés de la misma manera.

La mayoría de las personas se acostumbra a cierta forma de vida y deja de prestarle atención a lo que sienten o le restan importancia pues se cree que no tenemos la capacidad de cambiar lo que nos pasa.

Algunos síntomas son:
1.- Conducta impulsiva.
2.- Sensación de cansancio y pérdida de la “alegría de vivir”
3.- Miedo sin saber porque.
4.- Ir de un lado a otro sin motivo, no se puede relajar.
5.- Pocos hábitos de higiene.
6.- Depresión.
7.- Adicciones.
8.- Dolores intensas de cabeza.
9.- Trastornos en el ciclo menstrual.
10.- Sobreexcitación o tensión emocional.
11.- Insomnio.
12.- Nerviosismo.
13.- Uso de tranquilizantes.
14.- Disfunción gastrointestinal que provoca nauseas y mareos.
15.- Falta o exceso de apetito.
16.- Debilidad, vértigo.
17.- Irritabilidad excesiva.
18.- Tics nerviosos, tartamudeo, temblores, manos frías, sudoración.
19.- Falta de concentración.
20.- Reiterativo sobre algún problema.
21.- Tensión arterial elevada.
22.- Ganas de gritar.
23.- Rechinar los dientes.
24.- Dolor en el cuello o en la parte baja de la espalda. (Tensión muscular)
25.- Irritabilidad emocional.
26.- Risa nerviosa.
27.- Desmotivación.

El estrés ocasiona cambios químicos en el organismo, ya que el cerebro envía señales que activan secreción de hormonas que generan una reacción en cadena que aumenta la presión arterial, el nivel de insulina con el fin de que el cuerpo produzca mas energía si esto pasa constantemente el cuerpo de va fatigando poco a poco.

En situaciones aisladas esta reacción no provoca daño alguno, al contrario ayuda a mantenerte atento y actuar rápidamente, el sistema nervioso vuelve a su normalidad listo para reaccionar cuando sea necesario.

Si identificas que el estrés te esta haciendo daño:
  • Procura resolver los problemas cuando surjan.
  • Cumple con tus compromisos para establecer relaciones saludables.
  • Has deporte.
  • Convéncete que si trabajas en lo que deseas tendrás éxito.
  • Reconoce que también de los errores se aprende, no importa cuántas veces te equivoques.
  • Date tiempo para relajarte.
  • Pide ayuda de ser necesario.
No olvides que el Estrés (del inglés stress, ‘tensión’) es una reacción fisiológica del organismo en el que entran en juego diversos mecanismos de defensa para afrontar una situación que se percibe como amenazante o de demanda incrementada, procura que estas reacciones te beneficien en lugar de que te afecten.

Share this article

Comments are closed.