Si Vas A Cambiar Hazlo Por Tí

Las personas nos pasamos la vida haciendo de todo para cambiar el mundo, a los amigos, la pareja, el trabajo y un sin número de cosas más para sentirnos mejor con nosotros mismo. Pero la realidad es que esto solo nos conduce a un desgaste físico y mental de jamás acabar por la simple razón de estar buscando cambiar algo en el lugar, la circunstancia y la persona equivocada. Entonces, esto nos lleva a replantearnos seriamente sobre el punto de partida del cambio a emprender. ¿Cuál te imaginas que debe ser?.

1. Eres tú.

Es simple, para querer cambiar algo del entorno exterior con lo que no estamos conforme debemos comenzar obligatoriamente por nuestro interior porque no se puede pretender que algo o alguien cambien si nosotros no hacemos nada por generar nuestros propios cambios.

2. Los grandes cambios empiezan por ti.

Aquí la cosa es más sencilla de lo que se cree. Por ejemplo, si no te gusta la contaminación ambiental empieza a reciclar, montar en bicicleta, a no arrojar basuras en fuentes de agua, entre otras. Aunque en el principio te sientas solo y pienses que eso no servirá para nada, ten presente que ¡Uno hace la diferencia y suma en el camino para combatir el problema! Y si no aportas tu a ese cambio ¿Quién lo hará por ti? O mejor ¿Cómo puedes lograrlo?

3. Tu marcas la diferencia.

El error que cometemos siempre es querer cambiar al mundo entero y realmente esto no es posible. Por eso, nos estrellamos al poco tiempo. Lo mejor es empezar por nosotros en primera instancia. Es decir, si deseamos la paz mundial encontremos primero la nuestra para transmitirla a las personas cercanas y llevarla a otros escenarios del entorno en el que habitamos.

4. Sigue tus ideales.

Pase lo que pase jamás te rindas ante las metas planteadas. Esto no quiere decir que no le puedas dar algunas retoques para así lograrlas. Sin duda, los cambios comienzan cuando somos capaces de buscar caminos alternativos o cambiar de estrategias para lograr nuestras metas. Ya lo decía Einstein: “No lograras alcanzar tu objetivo si haces siempre lo mismo de la misma manera”.Recuerda ¡Los cambios no son malos, si logran llevar a un fin!

5. Dile no a los cambios impuestos.

Cometemos el grave error de seguir la voz de alguien que nos susurra ¡Debes cambiar por miles de razones! Y sin darnos cuenta, terminamos siendo algo que jamás quisimos ser. Ante todo, debemos cambiar por nosotros mismos, porque nazca de nuestro interior y porque creamos que es necesario hacerlo. De lo contrario, nunca lo hagas. Al fin y al cabo, ¿Por qué debemos convertimos en lo que alguien más quiere que seamos?

Estos cinco puntos de partida tienen como protagonista inicial tu “YO”, porque todo cambio inicia por nosotros mismo y eso siempre debemos tenerlo claro para así no tener frustraciones en el futuro de haber fracasado en cosas gigantescas, que no tienen un trasfondo interno. Tu eres el gran cambio que hará que tu exterior cambie.

Share this article

Comments are closed.