Sube Tu Autoestima

¿Dices siempre que sí?

¿Eres complaciente?

¿Crees que todos son mejores que tú?

Puede ser que tu autoestima sea baja y necesites trabajarla para estar mejor contigo misma.

Objetivo: Autoestima Alta

Las personas con una alta autoestima son capaces de conocer y aceptar sus defectos porque, en global, tienen una buena imagen de sí mismas. Saben que todas tienen defectos y son vulnerables. La pregunta es, ¿se puede entrenar para subir la autoestima?

Este plan para subir el autoestima está compuesto por pequeños pasitos que puedes ir poniendo en práctica cada día para que tu seguridad salga fortalecida.

Habla de ti en positivo

Háblate como le hablarías a una amiga. Nunca dirías que es una inútil o que está gordísima. Siempre habla de ti misma con respeto, como si fueras tu mejor amiga.

Escribe tus preocupaciones

Haz una lista de los temas que te agobian. La autoestima no solo es algo sobre tu físico. ¿Cuántas de tus preocupaciones son realmente importantes? Y si lo son, acepta que no todo puede ser perfecto. Busca ayuda, explícalas a alguien de confianza. La autoestima se puede conseguir sin perfección, porque es algo que no existe.

Haz cambios, si los necesitas

Una alta autoestima no significa decir sí a todo sin reservas. Puede que tengas motivos para cambiar algo de tu físico —obesidad, por ejemplo—, o que necesites resolver un conflicto: cortar la relación con una amiga tóxica. Sienta las bases (sensatas) de lo que quieres conseguir para estar mejor y hazlo.

Mírate en un espejo...

...y acepta lo que ves. Estudia tus rasgos, sonríe y masajea lo que no te guste. La caricia del masaje puede ayudarte a cambiar para bien la percepción de tu cuerpo. Intenta hacerlo una vez a la semana y verás cómo sube tu autoestima.

Acepta cumplidos

¡El brownie te ha quedado fantástico! Uy, pues es facilísimo… ¿te suena? No te restes importancia. Si no sabes qué decir, simplemente di "GRACIAS", créeme estás diciendo mucho.

Postura erguida

Un estudio de la Universidad de Ohio (EE. UU.) ha demostrado que la postura influye en cómo te sientes y en cómo te ven. Si vas encorvadas, te sientes alicaída; en cambio, cuando vas erguida mejoras el modo en que piensas sobre ti misma.

Acepta el pasado

¿Sigues dando vueltas a hechos del pasado? Aprende de los temores que han acarreado tus decisiones, pero no le des más vueltas. Las emociones negativas que conlleva aferrarse al pasado son la base de una baja autoestima. De nuevo, puede ayudar escribirlo.

Di no

Decir no es la barrera que ayuda a proteger tu identidad. Es muy fácil caer en la trampa de anteponer los intereses de los demás al tuyo. Si te plantean algo sobre lo que no tienes una decisión inmediata, pide 10 minutos para pensártelo.

Adiós a relaciones tóxicas

Te mereces lo mejor, así que rompe los vínculos emocionales con personas que te asfixian con sus exigencias, críticas y negatividad. No te aportan nada. Apuesta por relaciones positivas. 

Sal de tu zona de confort

Los cambios dan vértigo, pero una buena autoestima se compone de capacidad de adaptación. Para ponerlo en práctica, piensa cada semana en 3 cosas que te dé apuro hacer e intenta realizarlas. Por ejemplo:

  • Decir a una amiga que esa semana no te apetece verla porque estás cansada
  • Se proactiva en tu trabajo (participar en una reunión, proponer mejoras, hablar con tu jefe…)
  • Ir al cine sola

No intentes agradar

Es una misión imposible. Si inviertes tu tiempo y energía en gustar a todos, vas a fracasar y además te vas a sentir mal.

Resuelve los conflictos pendientes

Es normal que en la vida sucedan malentendidos y pequeños conflictos. Lo importante es no dejar que se enquisten y se conviertan en un lastre que no te va a dejar avanzar y minará tu autoestima. Para resolverlos, pide perdón o ponte en la piel del otro.

El psiquiatra francés Christophe André, autor de libros como La autoestima: gustarse a sí mismo para mejor vivir con los demás, define el autoestima como lo que piensas de ti misma, cómo te sientes respecto a esos sentimientos y cómo aplicas todo ello a tu vida. Subir el autoestima es muy importante porque es el punto de partida de casi cualquier comportamiento en tu día a día.

El autoestima no aplica solo a la seguridad que tienes sobre tu cuerpo, sino también a cómo te desenvuelves emocionalmente. ¿Tiendes a dudar de tus opiniones? ¿Acabas diciendo que sí a todo? ¿Eres demasiado servicial? Suelen ser signos de una autoestima baja.

"No conozco la clave del éxito pero la clave del fracaso es tratar de complacer a todo el mundo" ... Woody Allen

La buena noticia es que el autoestima se puede entrenar para así mejorar tu bienestar general. Una autoestima alta te va a proporcionar tranquilidad contigo misma. Trabaja poco a poco con tu autoestima.

PLAN PARA SUBIR EL AUTOESTIMA

  1. Mirate en un espejo y aceptate
  2. Acepta cumplidos
  3. Habla de ti en positivo
  4. Mantén una postura erguida
  5. Escribe tus preocupaciones
  6. Acepta el pasado y supéralo
  7. Haz los cambios que necesites
  8. Sal de tu zona de confort
  9. Aprende a decir no
  10. Líbrate de relaciones tóxicas

"Querer ser otra persona es malgastar la persona que eres"... Marylin Monroe

COMPORTAMIENTOS QUE BAJAN TU AUTOESTIMA

Adaptarte a todo. Ser flexible no tiene que significar renunciar a tus propósitos

Pensar en negativo. Los pensamientos negativos provocan emociones negativas. Si piensas que todo lo que hagas va a salir mal, no lo vas ni a intentar.

Criticar. Si hablas mal de los demás, acabaras aplicando ese mismo filtro a ti misma. Además, criticar denota poca seguridad en ti misma.

Ser demasiado susceptible. Si te sientes atacada frecuentemente por los demás, probablemente el problema lo tienes tú. El mundo no conspira contra ti.

Reprimir tus emociones. Expresar lo que sientes nos ayuda a sentirte liberada y a minimizar los problemas.

Ser demasiado exigente. Ni tu, ni las demás, pueden ser perfectas, por eso ser demasiado exigente es una fuente inacabable de frustración.

CLAVES PARA REFORZAR TU AUTOESTIMA

Piensa en tus miedos. ¿A qué le temes? Cuando dudas de tu físico o de tus capacidades, ¿a qué temes en realidad? ¿A las críticas? ¿A fracasar? Conocerte es el primer paso para superarlo.

Obsérvate. Seguro que ante determinadas situaciones actúas siempre igual, ¿sabes reconocer los patrones de comportamiento y qué emociones se generan? Identificarlos puede ayudar a superarlos.

No temas a lo nuevo. Superar pequeños desafíos es la mejor manera de poco a poco subir tu autoestima y sentirte cada vez más segura de ti misma.

Sé positiva. Huye de los extremos tipo siempre o nunca. Sé amable contigo misma y con los demás. Y ten claro que el fracaso nunca es un absoluto, siempre habrás aprendido algo nuevo.

Vive el presente. Ni te quedes anclada en las emociones negativas del pasado y ni te anticipes al futuro.

No interpretes. No estás en la mente de los demás así que no puedes adivinar lo que piensan de ti. Además, ¿no te parece sospechoso que todo el mundo tenga malas opiniones acerca de tu persona?

Desdramatiza. El sentido del humor y compartir tus temores con alguien de confianza son las mejores armas para quitar hierro a los problemas o, en el peor de los casos, busca soluciones.

"La autoestima baja es como conducir por la vida con el freno de mano puesto" ... Maxwell Maltz

Share this article

Comments are closed.