Tu Bienestar Integral Con Mindfulness

Como sociedad, hemos adquirido un estilo de vida cada vez más ajetreado y lleno de retos. En los últimos años, padecimientos como la depresión, la ansiedad, los ataques de pánico y el estrés se han vuelto mucho más comunes. Los ejercicios Mindfulness han surgido como una forma de evitar este tipo de situaciones y mantener el equilibrio.

Para poder sobrellevar el ritmo de la cotidianidad, nos hemos convertido en personas más prácticas y eficientes pero dueños de una consciencia que se encuentra dormida, ignorando aspectos importantes de nuestro presente. Es por ello que ante la necesidad de gestionar de forma inteligente nuestras emociones y aprender a lidiar con el estrés del día a día, surgen filosofías innovadoras que nos ayudan a encontrar el equilibrio en nuestra vida. Mindfulness es justamente una de ellas.

Mejores ejercicios Mindfulness

La práctica Mindfulness es relativamente novedosa. Hace 30 años que comenzó a formar parte de la medicina occidental, en especial de la psicología. Estudios demuestran que practicar ejercicios Mindfulness ayuda a controlar los índices de ansiedad, a desarrollar la autoconsciencia y a reducir las manifestaciones físicas de estrés en el cuerpo.

Los ejercicios Mindfulness son una forma de meditación y de relajación superior y sus beneficios son netamente comprobables. Por ello, te presentamos los mejores que te servirán para alcanzar tu bienestar integral.

  • Ejercicio 1: las bondades del aire

Se trata de un excelente ejercicio que puedes practicar a cualquier hora del día y en cualquier lugar, siempre que sea posible para ti permanecer en silencio y en posición de reposo por varios minutos.

Comienza sentándote en un lugar cómodo, cierra tus ojos y enfoca toda tu atención en la respiración. Concéntrate en las bondades del aire, en sus propiedades y la importancia del oxígeno para tu organismo.

Respira profundamente por tu nariz y exhala por tu nariz, cuando sientas que el aire ha llegado hasta tu plexo solar, en la boca de tu estómago.

Realiza un recorrido mental con este aire: Desde que entra a tu nariz y pasa por tu garganta hacia tus bronquios y luego desciende a tus pulmones. Prepárate para que tu mente divague, es normal, pero intenta siempre mantener la atención en el ejercicio.

Puedes realizarlo las veces que quieras hasta que hayas conseguido aquietar tus pensamientos y relajar tu cuerpo.

  • Ejercicio 2: Lo que me rodea

Para realizar este ejercicio debes escoger un objeto. Puede ser un bolígrafo, un cuadro, una prenda de ropa. Aquel objeto que sea de tu agrado y que atraiga a tu curiosidad.

Seguidamente comienza a observarlo de forma muy atenta, enfocándote en cada uno de sus detalles. Su forma, sus colores, el material con el que fue fabricado, su textura, su peso, cómo la luz y la sombra se manifiestan en él, cómo la perspectiva le afecta. Concentra tu mente y lograrás una apertura importante, logrando que tu mente se libere de otros pensamientos que pueden estar causándote angustia y malestar.

Puedes practicarlo en cualquier momento y en todo lugar, solo trata de mantener tu mente centrada en el objeto.

  • Ejercicio 3: despierta tu atención

Para realizar este ejercicio debes escoger una situación cotidiana, repetitiva y ajena a ti en la cual se produzca un sonido en particular. Por ejemplo, el sonido de la bocina de un automóvil, la vibración de tu teléfono móvil, el sonido del timbre en la puerta de tu casa.

Escoge un sonido único para crear tu llamada de atención. Cada vez que escuches este sonido, centrarás tu atención en la respiración. Este es un ejercicio dinámico que te invita a mantenerte atenta y a hacer que tu mente viaje de donde quiera que esté al momento presente.

Es excelente para liberarte del estrés y la congestión mental con tan solo escuchar este sonido y comenzar a atender cada detalle de tu respiración.

  • Ejercicio 4: la temperatura que siente tu cuerpo

Este ejercicio deberás practicarlo un par de minutos, cuando sientas que estás en una temperatura ambiental que no es cómoda para ti. En lugar de desesperarte y buscar los medios para conseguir el confort, aprovéchala por un momento para hacer un poco de Mindfulness. Ya sea que tengas algo de frío o de calor, concentra tu mente en la temperatura que estás sintiendo, en el calor que sale de ti o en el frío que te embarga.

Examina cuál es la parte de tu cuerpo que está sintiendo más frío y calor y cómo se manifiesta, qué pasa con tu respiración, cómo sientes tus latidos en esta temperatura. Una vez que ya tu mente se haya concentrado en la temperatura y hayas alejado otros pensamientos, puedes buscar tu confort.

¿Cómo comenzar a practicar Mindfulness?

Para comenzar a practicar Mindfulness, solo necesitas tener algunos ejercicios básicos o temáticos y si lo deseas, puedes crear un espacio de relajación para que puedas meditar con más calma en un momento determinado del día.

En este espacio procura aplicar un poco de aromaterapia con velas aromáticas o inciensos, coloca algo de música suave, o disfruta de los sonidos de la naturaleza si es posible. Este despeje será muy beneficioso y traerá grandes cambios a tu vida.

Share this article

Comments are closed.