Lo Que Tu Pienses De Ti Misma Es Lo Importante

Dedicar tus energías, para ser algo que no eres, es una pérdida de tiempo. Pero, sin embargo, lo haces.

Tu preocupación por las apariencias, te atenaza y, lo que es peor, te separa de tu propia identidad.

¿Y esto porque ocurre?

Muy sencillo. Al estar pendiente de lo que dicen de ti otras personas, es como si tuvieras que salir de tu propio camino, pudiendo ser, que no vuelvas a encontrarlo.

Si empleas esta energía que debería estar destinada a conocerte, a profundizar en ti, en todo lo contrario te distraes.

¿Cómo podemos cambiar esta forma de actuar?

No es sencillo. Vives en una sociedad en que tu reputación juega un importante papel, y cualquier opinión que la pueda afectar, puede llegar a causarte daño.

Pero caer esclava de este juego puede resultar aún peor.  Creo que el punto en el cual empiezas a cambiar tu vida y mejorarla, será aquélla en que seas libre de lo que digan o piensen los demás.

Cuando estás por encima de eso empiezas a ser mucho más independiente y más feliz. Y es, en ese momento, en que tu reputación depende de ti, y no lo de lo que digan los demás de ti, cuando empiezas a aceptarte y a vivir la vida que tu quieres.

Un sencillo ejercicio para conseguirlo es simplemente, parar. Detenerte y pensar ¿quiero hacer esto? Si no es así, si no sientes que tenga nada que ver contigo, simplemente ignóralo.

Dedica esas energías de negación a algo más productivo y que te haga sentir más feliz.

Preocúpate por lo que piensas tú respecto de ti misma, ¡no por lo que  los demás piensen de ti!

Share this article

Comments are closed.